En razón del marxismo cultural de hoy en dia cuando oímos hablar en las minorías asociamos inmediatamente a un grupo de “pobrecitos” esclavizados, maltratados y segregados por la sociedad mala, sin ninguna posibilidad de igualdad social. Estos pseudo defensores de estos grupos requieren que todo el mundo cambie de manera extrema para que estas minorías tengan “la sensación de estar en casa” dejando de ser minorías, lo que no está bien. La verdad detrás de esto no es la lucha por los derechos, sino más bien la supervivencia de una ideología muerta que por no haber vengado con el proletariado, busca apoyo en esas minorías que quieren ver crecer para asegurar votos. ¿Confundido? Voy a explicar.

Minorías hay en todas partes. Si voy a Africa, soy minoría porque soy blanca. Si voy a un país nórdico, soy una minoría porque no soy rubia, ni alta, ni tengo ojos azules. Si voy a un país musulmán,  yo soy minoría por ser cristiana. Si voy trabajar en construción soy minoría porque soy una mujer. En otras palabras, somos la minoría o mayoría dependiendo del lugar donde vivimos o trabajamos. ¿Pero eso me lo hace una pobrecita? Por supuesto que no. ‘

Cristina Miranda >>> Blasfémias

 

Advertisements